Guía hosting para principiantes

Un hosting, también conocido como alojamiento web, es un servicio que proporciona los recursos necesarios para almacenar y publicar un sitio web en Internet. En términos más simples, es un espacio en un servidor que almacena todos los archivos y datos necesarios para que tu sitio web sea accesible en línea.

La contratación básica de hosting generalmente incluye características esenciales para poner un sitio web en línea. Aquí hay una guía básica para principiantes:

¿Qué es un hosting básico?

  1. Espacio en el servidor: El hosting proporciona espacio en un servidor para almacenar tus archivos, como imágenes, texto, videos y otros elementos de tu sitio web.
  2. Ancho de banda: Es la cantidad de datos que tu sitio web puede transferir a los visitantes en un período de tiempo determinado. Un hosting básico generalmente incluye una cantidad suficiente de ancho de banda para sitios web pequeños o de tráfico moderado.
  3. Dominio: Algunos proveedores de hosting ofrecen la posibilidad de registrar un dominio (el nombre de tu sitio web, como www.tusitio.com) como parte del paquete.
  4. Correos electrónicos: Incluye la capacidad de crear direcciones de correo electrónico personalizadas asociadas con tu dominio (por ejemplo, info@tusitio.com).
  5. Soporte técnico: Acceso a servicios de soporte técnico para resolver problemas relacionados con el hosting.

¿Para qué sirve?

  1. Publicar un sitio web: El hosting te permite hacer que tu sitio web esté disponible en Internet para que otras personas lo vean.
  2. Almacenar archivos: Puedes almacenar todos los archivos relacionados con tu sitio web, como imágenes, documentos, y archivos de código.
  3. Correo electrónico personalizado: Crear y gestionar direcciones de correo electrónico personalizadas asociadas con tu dominio.
  4. Acceso a bases de datos: Si tu sitio web requiere una base de datos, el hosting proporciona la capacidad para alojarla.

Contratación básica para principiantes:

  1. Elige un proveedor de hosting: Hay varios proveedores de hosting, como Bluehost, SiteGround, HostGator, entre otros. Investiga y selecciona uno que se adapte a tus necesidades y presupuesto.
  2. Selecciona un plan básico: Muchos proveedores ofrecen planes básicos que son adecuados para sitios web pequeños o nuevos propietarios de sitios. Estos planes suelen ser asequibles.
  3. Registra un dominio (si es necesario): Si aún no tienes un nombre de dominio, algunos proveedores de hosting ofrecen la posibilidad de registrar uno al mismo tiempo que contratas el servicio de hosting.
  4. Configura tu sitio web: Una vez que hayas contratado el hosting, sigue las instrucciones del proveedor para configurar tu sitio web. Esto puede incluir la instalación de un sistema de gestión de contenido (CMS) como WordPress.
  5. Explora y utiliza el soporte técnico: Si tienes alguna pregunta o problema, aprovecha el soporte técnico proporcionado por tu proveedor de hosting.

Recuerda que estas son pautas generales y los detalles pueden variar según el proveedor de hosting que elijas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio